Protocolos de reingreso post COVID – WELL Health Safety Rating

Protocolos de reingreso post COVID – WELL Health Safety Rating

El regreso a espacios de trabajo post COVID-19 donde se garantice al usuario espacios seguros, que priorice la salud y su bienestar es un reto que enfrenta todo el mundo. Ante esta necesidad el International WELL Building Institute (IWBI), organización que trabaja promoviendo edificios saludables, con el apoyo de expertos y líderes de la salud desarrollan el WELL Health Safety Rating, dando respuesta a un adecuado retorno ante el coronavirus y otras enfermedades respiratorias.

El WELL Health-Safety Rating para Operaciones y Mantenimiento es un sistema de calificación, verificado por un tercero para nuevas y existentes edificaciones, contando con diversos tipos de aplicación. Buscando crear confianza en los usuarios, siendo flexible ya que puede aplicarse a diversos tipos de organización, accesible y escalable.

El sistema cuenta con 21 atributos a cumplir, enfocándose en 5 principales objetivos:

1. Procedimientos de limpieza y desinfección
El COVID-19 y otras enfermedades suelen transmitirse por medio de contacto de superficies, por eso es importante mantener fuertes protocolos de limpieza.

Promover el lavado de manos, ofreciendo contenedores de jabón líquido y secado de manos por medio de toallas de papel o secadores con filtros HEPA.
Reducción de superficies de contacto, identificando cuales son las superficies de mayor contacto en el espacio e implementar estrategias para reducir la frecuencia o necesidad de tocarlos.
Mejorar las prácticas de limpieza, desarrollando planes de limpieza especificando frecuencia de estos, entrenamiento a personal, distribución de áreas de limpieza entre otras.
Seleccionar productos de limpieza adecuados, restringiendo ingredientes que sean dañinos o peligrosos en los productos de desinfección.

2. Programas de preparación para emergencias

Tener planes ante emergencias y resiliencia, garantiza a las organizaciones que estén preparadas ante una crisis, como pandemias, y lograr recuperarse ante ella.

Desarrollo de un plan de preparación para emergencias, y capacitar a los usuarios para darle respuesta.
Creación de plan de continuidad empresarial, consiste en preparar a las organizaciones a operar durante y en recuperación después de una emergencia.
Plan para un reingreso saludable, ajustando políticas de operación y protocolos ante el regreso.
Proporcionar recursos de emergencias, como kit de primeros auxilios, medición de ritmo cardiaco, y mostrando información ante cómo proceder a una emergencia.
Reforzar la resiliencia ante emergencias

3. Recursos de servicios de salud

Brindar apoyo a los usuarios enfocado en temas de salud, para lograr disminuir enfermedades y recuperación de las mismas.

Proporcionar incapacidad por enfermedad, y así reducir los contagios en los espacios por alguien que está enfermo, permitiéndole quedarse en casa.
Proporcionar beneficios para la salud, teniendo acceso a servicios esenciales de salud.
Apoyo a la recuperación de la Salud Mental, el proyecto debe ofrecer servicios de apoyo para eventos traumáticos, a los empleados por medio de apoyo profesional durante emergencias.
Proporcionar vacunas contra la Influenza, por medio de programas anuales antes de la época de influenza en la región.
Promover un ambiente libre de fumar, reduciendo la exposición al usuario y contaminación de tabaco.

4. Gestión de la calidad del aire y el agua

Las personas pasan aproximadamente 90% de su tiempo en espacios cerrados, siendo importante garantizar niveles adecuados en el aire y agua, ya que si no hay un buen manejo pueden afectar la salud, en enfermedad e infecciones.

Evaluación de la ventilación, inyectando aire exterior al interior de los espacios para evitar el recirculamiento de aire.
Evaluación y mantenimiento de los equipos de aire, realizando inventario de los componentes del sistema de aire, y dando limpieza por medio de lámpara UV y cambio constante de filtros.
Desarrollar un plan de manejo de Legionella, teniendo un control constante de calidad de agua.
Monitoreo de la calidad de aire y agua, obteniendo parámetros adecuados de cada uno.
Control de Moho y Humedad, por medio de inspecciones en posibles fuentes de agua en toda la edificación.

5. Compromiso y comunicación de las partes interesadas

El involucramiento de actores en la creación de acciones que coordinen, apoyen, y comuniquen medidas seguras ante el regreso genera confianza en todos los usuarios.

Promover la Salud y el Bienestar, comunicando la misión orientada a la salud del proyecto, guía de conocimiento de atributos aplicados, y capacitación a los colaboradores.
Compartir información de Inspección de Alimentos, realizada por un tercero y garantizar medidas de higiene necesarias.

La Innovación es una estrategia a considerar en el sistema por medio de la excelencia del proyecto, propuesta de innovación, poseer un WELL AP en el equipo desarrollador, o tener la certificación WELL activa en el proyecto.

La aplicación de WELL Health Safety Rating brinda las herramientas necesarias para proteger, priorizar y brindar confianza de un retorno seguro a todos los ocupantes de un proyecto.

Aplicación de la Guía loca HAUS: Hábitats Urbanos Sostenibles para el Área Metropolitana de San Salvador

Aplicación de la Guía loca HAUS: Hábitats Urbanos Sostenibles para el Área Metropolitana de San Salvador

La Oficina de Planificación del Área Metropolitana de San Salvador OPAMSS en conjunto con El Salvador Green Building Council en el año 2018 desarrolló una guía local que contiene estrategias para la implementación de prácticas que promuevan la sostenibilidad en las edificaciones buscando beneficiar tanto a la ciudad (Área Metropolitana de San Salvador) y sus habitantes como a sus desarrolladores e inversionistas.

Cuenta con un marco de referencia basado en normativas e instrumentos nacionales e internacionales, como los Objetivos de Desarrollo Sostenibles ODS, enfocándose específicamente en el objetivo 11 buscando lograr asentamientos y ciudades que sean más inclusivos, seguros y sostenibles a través de la implementación de políticas y planes integrados; la Nueva Agenda Urbana de Hábitat III, relacionándola con el diseño de edificios en cuanto a la utilización de materiales locales, la aplicación de estrategias de eficiencia energética, y el manejo eficiente del agua; y la reducción del CO2 a partir de la COP 21 buscando frenar los impactos del cambio climático por medio de diversas estrategias.

Cuenta con lineamientos basados en la certificación internacional Leadership in Energy and Environmental Design LEED buscando establecer criterios mínimos de sostenibilidad para las construcciones en el Área Metropolitana de San Salvador evaluados en un sistema de puntaje que se enfocan en siete estrategias:

· Diseño, operación y mantenimiento. Considera la aplicación del diseño integrativo desde la fase de diseño conceptual hasta la construcción, es decir, el involucramiento de diferentes especialidades que se requieran; la capacitación profesional de las personas involucradas en el proyecto; y la generación de información que permita al usuario el adecuado conocimiento en cuanto a operaciones y mantenimiento.

· Selección del sitio. Pretende que el terreno donde se desarrollará el proyecto cuente con las normativas vigentes y las variables que ayuden a minimizar y mitigar los impactos ambientales que su desarrollo, construcción y funcionamiento conlleve. Se evalúa la densificación de altura favoreciendo el desarrollo compacto; la infraestructura vial e hidráulica fomentando la construcción de edificaciones en zonas urbanizadas; la proximidad a recursos de la comunidad promoviendo la movilidad peatonal, el uso del transporte público y la accesibilidad a equipamientos urbanos; y suelos baldíos.

· Diseño y desarrollo del sitio. Busca la conservación de la vegetación nativa, las características naturales del sitio como escurrimiento y drenaje de agua lluvia. También se enfoca en reducir los efectos de la erosión del suelo a largo plazo; fomentar la disminución del porcentaje de impermeabilización basados en la normativa vigente; la integración, reutilización y aprovechamiento de edificaciones existentes; mitigar los efectos de la isla de calor; y considerar las condiciones climáticas para su máximo aprovechamiento dentro del proyecto.

· Manejo y aprovechamiento de agua. Fomenta el desalojo y evacuación adecuado de las aguas lluvias; la reducción de las superficies impermeables y el aumento de la infiltración de agua en el suelo, lo cual tiene como objetivo la reducción del volumen de escorrentía en el terreno; el tratamiento y la reutilización de aguas negras y grises; y la implementación de estrategias sencillas, tanto en interiores como exteriores, para el uso eficiente del agua.
· Manejo de materiales. Se enfoca en la reutilización de materiales de construcción, procurando que al menos cinco de ellos cuentan con declaraciones ambientales, buscando disminuir su impacto con el medio ambiente; y fomenta la gestión de los residuos, tanto en la construcción como en el funcionamiento del edificio, contando con espacios apropiados para el acopio, separación y el reciclado.

· Eficiencia energética. Fomenta la implementación de estrategias de diseño bioclimático para el aprovechamiento de los recursos promoviendo el ahorro energético. Estas acciones se enfocan en: la protección solar, la iluminación artificial eficiente, energías renovables e implementación de ventilación natural. Al igual que se deben considerar certificaciones de reconocimiento internacional en cuanto los equipos electrónicos utilizados dentro y fuera de la edificación; y la medición de los consumos eléctricos.

· Innovación. Motivando el surgimiento de ideas de mejora relacionadas a las edificaciones sostenibles.

La aplicación de estas estrategias brinda ciertos incentivos a los proyectos dependiendo de su categoría y puntaje obtenido, dentro de los cuales pueden ser de tipo formativos, simplificación de tiempos, sociales, urbanísticos y financieros beneficiando a los desarrolladores y los usuarios.

La Guía HAUS busca promover edificaciones sostenibles con el fin de reducir el impacto ambiental a nivel de ciudad para el Área Metropolitana de San Salvador, apostando por mejorar la salud y bienestar urbano, fomentar el uso de energías renovables y no contaminantes, impulsar la generación de empleo y fortalecer la economía, y el uso responsable de los recursos naturales.

Para mayor información:
https://opamss.org.sv/wp-content/uploads/2019/08/GUIA_HAUS-1.pdf

Contactos

haus@opamss.org.sv
tramites@opamss.org.sv
escuela.metropolitana@opamss.org.sv