Programa Building Efficiency Accelerator BEA| La importancia de la eficiencia en las edificaciones

Programa Building Efficiency Accelerator BEA| La importancia de la eficiencia en las edificaciones

Las edificaciones tienen un gran impacto en la generación de emisiones, que, aunque sean elementos estáticos e inertes, es todo lo contrario funcionan como elementos vivos de las ciudades que como los seres humanos respiran, emiten y viven y al mismo tiempo impactan en el medio ambiente. Las edificaciones tienen una vida útil de 40 a 100 años, donde cada una de estas edificaciones impactan y que las decisiones que se tomen pueden generar altos costos, aumentan las emisiones y afecta los servicios urbanos a largo plazo. Ante esta realidad, al cambiar el punto de vista de impacto esto representa un potencial para poder reducir estos impactos beneficiando nuestros países en términos económicos, sociales y ambientales.

La importancia de lograr la eficiencia en las edificaciones se deriva del impacto que estos generan actualmente con los métodos convencionales de diseñar, construir y operar hasta el fin de su vida útil, estos generan efectos que se ven reflejados en el cambio climático, poniendo en riesgo nuestro planeta. En el plano mundial las edificaciones consumen más de un tercio de la demanda energética que representan un cuarto de las emisiones de gases de efecto invernadero a nivel mundial.

Las soluciones existen, pero también barreras: en temas de accesibilidad a las tecnologías, la toma de decisiones difusas que dan como resultado la falta de acciones y las barreras de comportamiento institucionales, el funcionamiento del mercado, financiamiento, entre otros. Por lo que uno de los puntos clave es el trabajo colaborativo publico privada, permiten la acción de políticas y proyectos que puedan tener un impacto positivo para poder promover edificios eficientes y reducir los impactos ambientales que estos provocan.

El programa Building Efficiency Accelerator BEA, facilita una Plataforma de colaboración de múltiples partes donde pueden definir políticas y proyectos que busquen la eficiencia de las edificaciones, facilitando la selección de herramientas de evaluación que ayuda a proporcionar a los gobiernos apoyo técnico, bases de datos, y expertos en la materia; facilitando que estos proyectos puedan tener oportunidades de financiamiento internacional para apoyar la implementación de estos cambios y facilite las oportunidades de demostración de los proyectos; además del reconocimiento en actividades internacionales, perteneciendo a una red de colaboración de intercambio de conocimientos.

¿Cuál es el compromiso que adquieren las ciudades que aplican a BEA? La visión es que para el 2030 los edificios nuevos sean altamente eficientes y cero emisiones de carbono, y para 2050, todas las edificaciones apliquen a estos alcances; actuando específicamente en tres compromisos: adoptando una política habilitadora, implementando un programa piloto que pueda ampliarse en edificios adicionales y establecer metas, monitoreando y reportando el progreso, compartiendo las experiencias con ciudades y gobiernos similares.

Este programa ya está aplicándose en diversas ciudades alrededor del mundo y más de 20 de ellas se encuentran en Latinoamérica donde ya se encuentra la ciudad de San Salvador; esto es gracias a las alianzas nacionales e internacionales con la coordinación del World Resources Institute WRI, de la mano de organizaciones multilaterales como el WorldGBC, Naciones Unidas de Medio Ambiente, C40 Cities entre otros, así como empresas multinacionales de servicios.

Parte del proceso que pasan las ciudades es firmar el compromiso e identificar las áreas de interés preliminares; la evaluación de acciones de eficiencia que se ajusten a las necesidades locales, abordar las partes interesadas para ayudar a priorizar acciones, y el desarrollo un plan acción para implementar prioridades. El desarrollo de este proyecto comienza con el apoyo técnico y la experticia para los aliados del acelerador, solicitando ayuda financiera a través del programa, elaborando o adoptando políticas y la documentación técnica e identificar los fondos para el proyecto. Las siguientes fases que ya son de implementación es la aplicación de esta política de forma oficial con su debido financiamiento y personal; y su mejora constante donde ya se define la línea base de la eficiencia de las edificaciones y el seguimiento de las mejoras, compartiendo estos resultados en la red de ciudades BEA y buscando la mejora continua.

Estas estrategias son parte de las acciones que se realizan de manera conjunta buscando reducir las emisiones y que el sector de la construcción tiene una relación directa con la búsqueda de la eficiencia, buscar el bajo impacto de las edificaciones, el cambio climático es una realidad y nuestro compromiso es asegurar las buenas prácticas y asegurar nuestra sostenibilidad.