Aplicación de la Guía loca HAUS: Hábitats Urbanos Sostenibles para el Área Metropolitana de San Salvador

Aplicación de la Guía loca HAUS: Hábitats Urbanos Sostenibles para el Área Metropolitana de San Salvador

La Oficina de Planificación del Área Metropolitana de San Salvador OPAMSS en conjunto con El Salvador Green Building Council en el año 2018 desarrolló una guía local que contiene estrategias para la implementación de prácticas que promuevan la sostenibilidad en las edificaciones buscando beneficiar tanto a la ciudad (Área Metropolitana de San Salvador) y sus habitantes como a sus desarrolladores e inversionistas.

Cuenta con un marco de referencia basado en normativas e instrumentos nacionales e internacionales, como los Objetivos de Desarrollo Sostenibles ODS, enfocándose específicamente en el objetivo 11 buscando lograr asentamientos y ciudades que sean más inclusivos, seguros y sostenibles a través de la implementación de políticas y planes integrados; la Nueva Agenda Urbana de Hábitat III, relacionándola con el diseño de edificios en cuanto a la utilización de materiales locales, la aplicación de estrategias de eficiencia energética, y el manejo eficiente del agua; y la reducción del CO2 a partir de la COP 21 buscando frenar los impactos del cambio climático por medio de diversas estrategias.

Cuenta con lineamientos basados en la certificación internacional Leadership in Energy and Environmental Design LEED buscando establecer criterios mínimos de sostenibilidad para las construcciones en el Área Metropolitana de San Salvador evaluados en un sistema de puntaje que se enfocan en siete estrategias:

· Diseño, operación y mantenimiento. Considera la aplicación del diseño integrativo desde la fase de diseño conceptual hasta la construcción, es decir, el involucramiento de diferentes especialidades que se requieran; la capacitación profesional de las personas involucradas en el proyecto; y la generación de información que permita al usuario el adecuado conocimiento en cuanto a operaciones y mantenimiento.

· Selección del sitio. Pretende que el terreno donde se desarrollará el proyecto cuente con las normativas vigentes y las variables que ayuden a minimizar y mitigar los impactos ambientales que su desarrollo, construcción y funcionamiento conlleve. Se evalúa la densificación de altura favoreciendo el desarrollo compacto; la infraestructura vial e hidráulica fomentando la construcción de edificaciones en zonas urbanizadas; la proximidad a recursos de la comunidad promoviendo la movilidad peatonal, el uso del transporte público y la accesibilidad a equipamientos urbanos; y suelos baldíos.

· Diseño y desarrollo del sitio. Busca la conservación de la vegetación nativa, las características naturales del sitio como escurrimiento y drenaje de agua lluvia. También se enfoca en reducir los efectos de la erosión del suelo a largo plazo; fomentar la disminución del porcentaje de impermeabilización basados en la normativa vigente; la integración, reutilización y aprovechamiento de edificaciones existentes; mitigar los efectos de la isla de calor; y considerar las condiciones climáticas para su máximo aprovechamiento dentro del proyecto.

· Manejo y aprovechamiento de agua. Fomenta el desalojo y evacuación adecuado de las aguas lluvias; la reducción de las superficies impermeables y el aumento de la infiltración de agua en el suelo, lo cual tiene como objetivo la reducción del volumen de escorrentía en el terreno; el tratamiento y la reutilización de aguas negras y grises; y la implementación de estrategias sencillas, tanto en interiores como exteriores, para el uso eficiente del agua.
· Manejo de materiales. Se enfoca en la reutilización de materiales de construcción, procurando que al menos cinco de ellos cuentan con declaraciones ambientales, buscando disminuir su impacto con el medio ambiente; y fomenta la gestión de los residuos, tanto en la construcción como en el funcionamiento del edificio, contando con espacios apropiados para el acopio, separación y el reciclado.

· Eficiencia energética. Fomenta la implementación de estrategias de diseño bioclimático para el aprovechamiento de los recursos promoviendo el ahorro energético. Estas acciones se enfocan en: la protección solar, la iluminación artificial eficiente, energías renovables e implementación de ventilación natural. Al igual que se deben considerar certificaciones de reconocimiento internacional en cuanto los equipos electrónicos utilizados dentro y fuera de la edificación; y la medición de los consumos eléctricos.

· Innovación. Motivando el surgimiento de ideas de mejora relacionadas a las edificaciones sostenibles.

La aplicación de estas estrategias brinda ciertos incentivos a los proyectos dependiendo de su categoría y puntaje obtenido, dentro de los cuales pueden ser de tipo formativos, simplificación de tiempos, sociales, urbanísticos y financieros beneficiando a los desarrolladores y los usuarios.

La Guía HAUS busca promover edificaciones sostenibles con el fin de reducir el impacto ambiental a nivel de ciudad para el Área Metropolitana de San Salvador, apostando por mejorar la salud y bienestar urbano, fomentar el uso de energías renovables y no contaminantes, impulsar la generación de empleo y fortalecer la economía, y el uso responsable de los recursos naturales.

Para mayor información:
https://opamss.org.sv/wp-content/uploads/2019/08/GUIA_HAUS-1.pdf

Contactos

haus@opamss.org.sv
tramites@opamss.org.sv
escuela.metropolitana@opamss.org.sv

MANEJO EFICIENTE DEL USO DEL AGUA EN LAS EDIFICACIONES

MANEJO EFICIENTE DEL USO DEL AGUA EN LAS EDIFICACIONES

La expansión de la construcción en nuestras ciudades depende de las fuentes de agua disponible, que se utilizan desde la construcción hasta la ocupación de las edificaciones.

Para el diseño de las edificaciones se debe considerar el ahorro en el consumo del agua, el cual tiene relación con la disminución de los costos energéticos que garantiza la eficiencia. Las edificaciones que no tienen estrategias de sostenibilidad aplicadas pueden consumir hasta 47 mil galones diarios generando un impacto importante en el medio ambiente y los costos.

Para evitar estos impactos, la construcción sostenible brinda diversas herramientas que fomenten las buenas prácticas, por lo que las certificaciones como LEED, en su categoría de Eficiencia en el manejo del agua propone estrategias de uso responsable y que traiga consigo beneficios a través de acciones sencillas en interiores como:

· Instalar accesorios de bajo flujo en lavamanos, fregaderos de cocina y duchas; inodoros de doble descarga, urinales secos, entre otros.

· Utilizar aireadores y sensores de movimiento.

· Utilizar agua no potable, es decir, agua de lluvia recolectada, agua gris o agua recuperada; en actividades que no sean de consumo humano como en los sistemas de descarga.

· Medir los sistemas de agua en interiores y dar seguimiento al consumo para determinar el desempeño de los accesorios instalados.

Respecto al manejo del agua en el exterior, el riego de jardines es un componente importante en el consumo de agua dentro de los proyectos; por lo que para el ahorro del agua, se proponen estrategias como:

· Elegir plantas que se adaptan localmente, es decir, plantas nativas y tolerantes a la sequía, debido a que requieren menor cantidad de agua para poder mantenerse y contribuyen a la creación del habitar para la vida silvestre.

· Seleccionar tecnologías de riego eficiente como el sistema por goteo, el cual suministra el agua directamente a la raíz y no genera desperdicio.

· Utilizar agua no potable tratada adecuadamente para el riego de los jardines.

· Instalar submedidores para dar un seguimiento al consumo.

La importancia de tener una constante medición del consumo ayuda a buscar oportunidades de eficiencia en el manejo del agua, así como al aprovechamiento de las condiciones naturales que brinden beneficios al usuario.

LA SALUD Y BIENESTAR DE LOS OCUPANTES EN LOS ESPACIOS DE TRABAJO

LA SALUD Y BIENESTAR DE LOS OCUPANTES EN LOS ESPACIOS DE TRABAJO

El espacio interior debe ser condicionado sin implicar factores de riesgo en el entorno que eleven el estrés, generan insatisfacción laboral y una mala calidad de vida incrementando las enfermedades y trastornos mentales, ya que según la Organización Mundial de la Salud OMS, se pasa el 90% del tiempo en las áreas de trabajo. Al igual que influye la gestión de políticas inadecuadas de seguridad y salud hacia los empleados, prácticas ineficientes de comunicación, y horarios de trabajo rígidos.

Para generar un cambio significativo en estos aspectos, se deben fomentar los buenos hábitos en los ocupantes, la regulación del ciclo del sueño y la implementación de actividades que influyan en el estado del ánimo a través del diseño del espacio; lo cual aumenta la productividad y contribuye al bienestar. Por lo que, el Well Building Institute WBI desarrolló la certificación WELL para las edificaciones sostenibles basada en los sistemas del cuerpo humano compuesta por siete conceptos, que permite a los equipos de proyecto medir, certificar y monitorear las características del entorno construido promoviendo una atmósfera que busca la obtención de beneficios psicológicos y físicos significativos.

Dentro de esos conceptos está la categoría de MENTE o MIND, en la cual se abordan estrategias basadas en la salud mental y bienestar de las personas, que juega un papel vital en el estado de cada individuo para su desarrollo laboral tomando en cuenta:

· El diseño de ambientes construidos que tengan un efecto positivo sobre el estado de ánimo y el confort.

· La integración del espacio con la naturaleza para fortalecer la conexión del ser humano por medio de un plan de biofilia que contemple el acceso a jardines y áreas con paisajismo al aire libre, la iluminación natural, elementos ambientales en el interior, entre otras cosas

· La creación de un ambiente de trabajo productivo que promuevan la concentración y la privacidad de los empleados.

· La implementación de encuestas posteriores a la ocupación, con el fin de obtener información sobre la salud, bienestar y confort de los empleados considerando aspectos como la acústica, confort térmico, mobiliario, iluminación y ventilación adecuada, la limpieza y el mantenimiento.

Es importante considerar el apoyo al sueño de las personas a través de la implementación de políticas que establezcan límites razonables de las horas de trabajo y que proporcionen lugares adecuados para la recuperación física y mental; debido a que la falta de sueño está directamente relacionada con un mayor riesgo de padecer depresión, diabetes, hipertensión y accidentes cerebrovasculares.

La situación actual del COVID 19 y la implementación de la modalidad de Home Office, afecta de cierta forma la salud mental y bienestar de los empleados debido a la alteración de las rutinas diarias, la presión económica y el aislamiento social. Para lograr reducir los niveles de estrés, ansiedad, depresión y la aparición de nuevas enfermedades, se recomiendan pequeñas acciones como: acondicionar un espacio en casa para el desarrollo de las actividades laborales que cuente con iluminación y ventilación adecuada, establecer horarios de trabajo y objetivos diarios, mantener una comunicación constante con los compañeros de trabajo, programar algunos descansos cortos no mayores a 15 min durante el día.

EL RECICLAJE COMO ESTRATEGIA PARA LA DISMINUCIÓN DEL IMPACTO AMBIENTAL

EL RECICLAJE COMO ESTRATEGIA PARA LA DISMINUCIÓN DEL IMPACTO AMBIENTAL

La aplicación de estrategias de reciclaje en la construcción, que es aquel que busca prolongar el ciclo de vida de los productos, sustancias y materiales a través de técnicas de transformación; es necesaria para lograr disminuir la cantidad de nueva materia prima que se integra a las edificaciones, la energía incorporada en las etapas a lo largo del proceso y la reducción de las emisiones de CO2, lo cual tiene un resultado positivo en el medio ambiente.

Existen tipos de reciclaje que dependen de la naturaleza de los materiales, dentro de los cuales están:

· Reciclaje del papel. Se pueden reciclar ciertos tipos de papel para fabricar pulpa celulosa y papel de inferior calidad al original.
· Reciclaje de metales. Se funden productos metálicos como aluminio, cobre y otros metales blandos para elaborar nuevos, y así disminuir la compra de nueva materia prima.
· Reciclaje de envases plásticos. Los envases de plásticos enteros pueden ser reciclados siempre y cuando se higienicen correctamente.
· Reciclaje de aceites. El aceite de cocinar es un potente contaminante del agua, que puede recogerse y emplearse mediante procesos de filtrado y purificación, como lubricante de maquinaria.
Es importante mencionar que no se puede someter a este proceso de transformación a todos los materiales; debido a su composición, falta de tecnología adecuada o baja demanda; por lo que es necesario separarlos y almacenarlos en depósitos controlados ya que no se pueden aprovechar para otro uso.

Dentro de los materiales no reciclables están:

· Papeles: Papel de revista, servilletas, vasos de papel, papel de fotos, etiquetas autoadhesivas.
· Vidrios: Bombillos, tubos fluorescentes, cristales de ventanas, espejos, macetas, gafas de sol.
· Textiles: Telas contaminadas con pinturas, combustibles, entre otras cosas.
· Metales: Latas con sustancias como pintura y aerosoles.

Una de las principalmente responsables del consumo excesivo de los recursos naturales y la generación de grandes cantidades de desechos contaminantes es la industria de la construcción desde la fase inicial hasta las demoliciones y remodelaciones de los edificios impactando al medio ambiente. Por lo que es necesario como primer paso, seleccionar los materiales que se pueden reciclar como: el concreto, la mampostería, acero estructural, aluminio, madera, paneles de yeso, baldosas, entro otros; y determinar el destino para un procesamiento adecuado transformándolos en nueva materia prima que se puedan utilizar en futuros proyectos con el fin de reducir el consumo de recursos y disminuir el volumen total de residuos beneficiando en el ámbito económico, social y ambiental.

Algunas de las ventajas que tiene la aplicación del proceso de reciclaje en diversas áreas, tanto de trabajo como en el hogar, son: la reducción de la energía en la generación de los productos, ya que al contar con materia prima reciclada el proceso de fabricación se reduce, por lo que requiere menos energía; la reducción de los costos de producción; la contribución a la conversación de los recursos naturales; la reducción del volumen de los residuos sólidos, que generalmente van dirigidos hacia los vertederos municipales.

QUÉDATE EN CASA: ESTRATEGIAS PARA REALIZAR TRABAJO DE OFICINA EN CASA

QUÉDATE EN CASA: ESTRATEGIAS PARA REALIZAR TRABAJO DE OFICINA EN CASA

Ante la situación que se vive a nivel mundial acerca del virus COVID-19, la Organización Mundial de Salud OMS brindó recomendaciones a las compañías, empresas e instituciones de buscar modalidades alternas de trabajo con el fin de evitar las aglomeraciones; ya que son potenciales focos de infección para la propagación del virus. Por lo que la modalidad de HOME OFFICE o Trabajo desde Casa, se promueve de modo que con el apoyo de la tecnología es posible cumplir con los horarios de trabajo adecuados.

Ante esta modalidad existen dificultades en cumplir con las tareas laborales y que éstas no se mezclen con las tareas del hogar, por lo que se brindan algunas recomendaciones prácticas para facilitar el trabajo en el hogar.

En primer lugar, las compañías deben brindar a sus empleados la tecnología necesaria para desarrollar las actividades laborales de manera remota teniendo en cuenta tres aspectos fundamentales:
Flexibilidad laboral
Trabajo en equipo
Uso de nuevas tecnologías
Dentro de las recomendaciones para trabajar desde casa sin que afecte la productividad, los resultados y la salud de los empleados, se encuentra:

Acondicionar un espacio en casa, ventilado, ordenado y tranquilo que favorezca a la concentración, garantizando luz y mobiliario adecuado para trabajar.
Establecer y mentalizar horarios de trabajo.
Programar tiempos de descanso. Se recomienda que sean máximo de 15 minutos.
Aprovechar la tecnología, para optar a tomar cursos en línea, diplomados, y mantener constante trabajo por medio de plataformas de videoconferencias con el equipo de trabajo.
Buscar la comodidad, pero no excederse. Ya que puede generar desconcentración.
Establecer una rutina diaria con el fin de dividir las actividades de trabajo, hogar y salud para mantener un equilibrio.

Es importante mantener una alimentación sana por medio de una planificación de las comidas diarias y el establecimiento de horarios para el consumo, que contribuye a fortalecer el sistema inmune; y realizar ejercicios moderadamente para brindar una sensación de bienestar, disminuyendo los niveles de estrés y aumentando la actividad durante el día.