Según la OMS las personas pasan el 90% de su tiempo en interiores, el cual destaca la importancia de que estos espacios sean saludables y que puedan generar bienestar. Y existen muchos factores que deben tener los espacios interiores para lograr la calidad y el confort.

Es por ello que el Well Building Institute WBI desarrolló WELL, que es una certificación para edificaciones sustentables basada en los sistemas del cuerpo humano que permite a los equipos de proyecto medir, certificar y monitorear las características del entorno construido que impactan a la salud y bienestar a través 7 conceptos basados en: Aire, agua, alimentación, actividad física, iluminación, confort térmico, sonido, materiales, mente y comunidad. 

 

Al ser el aire un factor esencial en un espacio interior, por el impacto que genera su calidad afectando directamente a la salud de los individuos, produciendo trastornos como asma, alergias y enfermedades relacionadas con las vías respiratorias; Well sugiere la eliminación de las fuentes de contaminación interna, el control de la humedad y la ventilación con extractores de techo. Y respecto al agua busca garantizar la calidad y la disponibilidad para todos los ocupantes.

 

Los espacios de trabajo también contribuyen a la mala alimentación, como snacks y comidas poco favorables,  y a una disminución de la actividad física debido al poco tiempo disponible para desarrollarlas. Por lo que la certificación busca fomentar el fácil acceso a alimentos saludables para mejorar el sistema digestivo de los ocupantes. Al igual que la incorporación de instalaciones para ejercitarse dentro o cerca del lugar de trabajo, y promover el uso de escaleras con el fin de aumentar la actividad física, y así prevenir enfermedades crónicas.

 

La iluminación insuficiente o un diseño de iluminación inadecuado puede provocar  una desviación de la fase circadiana afectando el patrón del sueño; por tanto los ocupantes deben contar con una iluminación que corresponda a cada momento del día por medio de entradas de luz natural o sistemas eficientes de luz artificial, que tiene beneficios positivos en la digestión y aumento de la agudeza visual;  y espacios confortables que aumenten la productividad por medio de reguladores de temperatura, la disposición de espacios acústicos y muebles ergonómicos.

 

La mente juega un papel vital en la salud y bienestar de cada individuo. Es por eso que se busca promover una atmósfera que genera un estado mental saludable con el objetivo de tener beneficios físicos y psicológicos significativos  través de la creación de políticas laborales mediante la integración de espacios de relajación, la reducción de las jornadas laborales y establecimientos de descanso.

 

La certificación WELL genera un ambiente confortable y saludable aumentando la productividad gracias a la satisfacción por parte de los empleados; y disminuyendo el absentismo.