Protocolos de reingreso post COVID – LEED Créditos Pilotos

Protocolos de reingreso post COVID – LEED Créditos Pilotos

En El Salvador Green Building somos referentes en temas de construcción sostenible y sus beneficios, uno de nuestros objetivos es velar por el bienestar de las personas. Actualmente debido a la situación de COVID-19 nos hemos sumado ante esta realidad al contar con los recursos para reingresos seguros a oficinas cumpliendo con estándares internacionales.

Un retorno seguro debe garantizar el cumplimiento de estrategias que brinden bienestar y mejoras en la salud de los usuarios, minimizando el contagio del virus en las áreas de trabajo por medio de implementación de protocolos de limpieza, mediciones constantes de niveles en calidad de aire, y operación y mantenimiento de equipos dentro de la edificación.

El U.S Green Building Council ha desarrollado diferentes acciones para afrontar el re ingreso alineados con la salud pública, desinfección y limpieza de espacios. Esto por medio de la implementación de 6 créditos pilotos denominados: Seguridad Primero.

1. Crédito Seguridad Primero: Limpieza y Desinfección de tu espacio. Busca la creación de prácticas saludables desde la adquisición de productos de limpieza, procedimientos y capacitación para personal de limpieza, educación de ocupantes etc., siguiendo el cumplimiento de estándares reconocidos.

2. Crédito Seguridad Primero: Reingreso a tu Espacio de Trabajo. Evalúa y planifica el reingreso, midiendo el progreso una vez que el espacio está ocupado. Promueve requisitos de mejores prácticas en operaciones y comportamiento humano para tomar precauciones contra la propagación de COVID 19.

3. Crédito piloto Seguridad Primero: Recomisionamiento del Sistema de Agua del Edificio, busca por medio de un trabajo multidisciplinario la elaboración y aplicación de un plan de gestión del agua que adopte medidas para mejorar la calidad del agua del suministro comunitario, así como el edificio.

4. Crédito Seguridad Primero: Gestión de la Calidad del Aire en Interiores durante el COVID-19. Garantiza el funcionamiento adecuado de los sistemas de calidad del aire, por medio de ajustes en el aumento de la ventilación, filtración de aire, distanciamiento físico de los ocupantes y aplicación de medidas indicadas en los recursos de salud pública e industria para minimizar la propagación del COVID-19 a través del aire.

5. Crédito Seguridad Primero: Planificación de Pandemia. Este crédito ayuda a las ciudades y comunidades a prepararse, controlar y mitigar la propagación de enfermedades durante una pandemia. El plan debe de incluir un grupo de trabaje que documente antecedentes identifiquen vulnerabilidades de salud, y preparar e identificar el sistema de atención médica, así como la educación a la comunidad y partes interesadas.

6. Crédito Seguridad Primero: Equidad social en la planificación de pandemia. Dentro de la planificación se debe contar con un oficial que haga cumplir la equidad en la estructura,contando con la participación de diversos sectores miembros de la comunidad, y demostrar cómo las políticas, procedimientos, e instalaciones impactan a los grupos de bajos ingresos, vulnerables o en riesgo.

Estos créditos pilotos (1-4) se encuentran disponibles para proyectos LEED certificados o en proceso de certificación, LEED 2009, LEED v4 y LEED v4.1, y los créditos pilotos (5-6) para proyectos LEED para Ciudades y Comunidades.

Su aplicación se vuelve indispensable en estos momentos donde las diferentes empresas buscan la seguridad y salud de sus colaboradores, El Salvador no es la excepción, promoviendo las mejores prácticas en la operación de edificaciones y el bienestar humano para tomar precauciones ante el contagio del virus.

Para mayor información puedes contactarnos: info@elsalvadorgreenbc.org

MANEJO EFICIENTE DEL USO DEL AGUA EN LAS EDIFICACIONES

MANEJO EFICIENTE DEL USO DEL AGUA EN LAS EDIFICACIONES

La expansión de la construcción en nuestras ciudades depende de las fuentes de agua disponible, que se utilizan desde la construcción hasta la ocupación de las edificaciones.

Para el diseño de las edificaciones se debe considerar el ahorro en el consumo del agua, el cual tiene relación con la disminución de los costos energéticos que garantiza la eficiencia. Las edificaciones que no tienen estrategias de sostenibilidad aplicadas pueden consumir hasta 47 mil galones diarios generando un impacto importante en el medio ambiente y los costos.

Para evitar estos impactos, la construcción sostenible brinda diversas herramientas que fomenten las buenas prácticas, por lo que las certificaciones como LEED, en su categoría de Eficiencia en el manejo del agua propone estrategias de uso responsable y que traiga consigo beneficios a través de acciones sencillas en interiores como:

· Instalar accesorios de bajo flujo en lavamanos, fregaderos de cocina y duchas; inodoros de doble descarga, urinales secos, entre otros.

· Utilizar aireadores y sensores de movimiento.

· Utilizar agua no potable, es decir, agua de lluvia recolectada, agua gris o agua recuperada; en actividades que no sean de consumo humano como en los sistemas de descarga.

· Medir los sistemas de agua en interiores y dar seguimiento al consumo para determinar el desempeño de los accesorios instalados.

Respecto al manejo del agua en el exterior, el riego de jardines es un componente importante en el consumo de agua dentro de los proyectos; por lo que para el ahorro del agua, se proponen estrategias como:

· Elegir plantas que se adaptan localmente, es decir, plantas nativas y tolerantes a la sequía, debido a que requieren menor cantidad de agua para poder mantenerse y contribuyen a la creación del habitar para la vida silvestre.

· Seleccionar tecnologías de riego eficiente como el sistema por goteo, el cual suministra el agua directamente a la raíz y no genera desperdicio.

· Utilizar agua no potable tratada adecuadamente para el riego de los jardines.

· Instalar submedidores para dar un seguimiento al consumo.

La importancia de tener una constante medición del consumo ayuda a buscar oportunidades de eficiencia en el manejo del agua, así como al aprovechamiento de las condiciones naturales que brinden beneficios al usuario.

EL RECICLAJE COMO ESTRATEGIA PARA LA DISMINUCIÓN DEL IMPACTO AMBIENTAL

EL RECICLAJE COMO ESTRATEGIA PARA LA DISMINUCIÓN DEL IMPACTO AMBIENTAL

La aplicación de estrategias de reciclaje en la construcción, que es aquel que busca prolongar el ciclo de vida de los productos, sustancias y materiales a través de técnicas de transformación; es necesaria para lograr disminuir la cantidad de nueva materia prima que se integra a las edificaciones, la energía incorporada en las etapas a lo largo del proceso y la reducción de las emisiones de CO2, lo cual tiene un resultado positivo en el medio ambiente.

Existen tipos de reciclaje que dependen de la naturaleza de los materiales, dentro de los cuales están:

· Reciclaje del papel. Se pueden reciclar ciertos tipos de papel para fabricar pulpa celulosa y papel de inferior calidad al original.
· Reciclaje de metales. Se funden productos metálicos como aluminio, cobre y otros metales blandos para elaborar nuevos, y así disminuir la compra de nueva materia prima.
· Reciclaje de envases plásticos. Los envases de plásticos enteros pueden ser reciclados siempre y cuando se higienicen correctamente.
· Reciclaje de aceites. El aceite de cocinar es un potente contaminante del agua, que puede recogerse y emplearse mediante procesos de filtrado y purificación, como lubricante de maquinaria.
Es importante mencionar que no se puede someter a este proceso de transformación a todos los materiales; debido a su composición, falta de tecnología adecuada o baja demanda; por lo que es necesario separarlos y almacenarlos en depósitos controlados ya que no se pueden aprovechar para otro uso.

Dentro de los materiales no reciclables están:

· Papeles: Papel de revista, servilletas, vasos de papel, papel de fotos, etiquetas autoadhesivas.
· Vidrios: Bombillos, tubos fluorescentes, cristales de ventanas, espejos, macetas, gafas de sol.
· Textiles: Telas contaminadas con pinturas, combustibles, entre otras cosas.
· Metales: Latas con sustancias como pintura y aerosoles.

Una de las principalmente responsables del consumo excesivo de los recursos naturales y la generación de grandes cantidades de desechos contaminantes es la industria de la construcción desde la fase inicial hasta las demoliciones y remodelaciones de los edificios impactando al medio ambiente. Por lo que es necesario como primer paso, seleccionar los materiales que se pueden reciclar como: el concreto, la mampostería, acero estructural, aluminio, madera, paneles de yeso, baldosas, entro otros; y determinar el destino para un procesamiento adecuado transformándolos en nueva materia prima que se puedan utilizar en futuros proyectos con el fin de reducir el consumo de recursos y disminuir el volumen total de residuos beneficiando en el ámbito económico, social y ambiental.

Algunas de las ventajas que tiene la aplicación del proceso de reciclaje en diversas áreas, tanto de trabajo como en el hogar, son: la reducción de la energía en la generación de los productos, ya que al contar con materia prima reciclada el proceso de fabricación se reduce, por lo que requiere menos energía; la reducción de los costos de producción; la contribución a la conversación de los recursos naturales; la reducción del volumen de los residuos sólidos, que generalmente van dirigidos hacia los vertederos municipales.

¿Qué es una Declaración Ambiental de un Producto (EPD)?

¿Qué es una Declaración Ambiental de un Producto (EPD)?

Los materiales de construcción juegan un papel importante en el impacto ambiental que tendrá una edificación, ya que en el proceso de su fabricación consumen recursos, generar residuos, demandan energía, agua, etc. volviendo necesario contar con información comparable, cuantificable que permita valorar el impacto ambiental que tiene los productos en el momento de construir un proyecto sostenible

La normativa ISO 14 020: “Etiquetas y Declaraciones Ambientales” es conjunto de herramientas voluntarias como mecanismos mediante los cuales se le proporciona a los compradores información sobre los efectos ambientales del consumo o utilización de un determinado producto obtenido por medio de métodos científicos que proveen información sobre el proceso de fabricación del mismo.

De acuerdo con las normas ISO, se definen tres tipos de etiquetado ambiental de un producto, y se clasifican en:

Tipo I: Etiquetas verdes (Norma ISO 14024) Características del producto que lo hacen amigable con respecto a otros comparados

Tipo II: Auto declaraciones Ambientales (Norma ISO 14021). Las cuales son avaladas por el mismo fabricante enfatizando ciertos requerimientos.

Tipo III: Declaración Ambiental de un Producto (Norma ISO 14025). Contienen información sobre los datos ambientales de ciclo de vida de un producto o servicio.

Siendo el último Tipo III: Declaración Ambiental de un Producto (EPD por sus siglas en inglés Environmental Product Declaration) la de mayor credibilidad al ser la única que está sujeta a la verificación de la información por un ente tercero independiente, y luego ser publicadas y ser disponibles su información de manera online.

Las EPD ofrecen un estándar internacional de comunicación para comparar y describir objetivamente el impacto ambiental de un producto a lo largo de todo su ciclo de vida, desde su creación hasta su disposición final, esto es regulado bajo la normativa ISO 14 025.

Los pasos seguir para realizar una EPD son:

1. Seleccionar las Reglas de Categoría del Producto (PCR) relacionados con el producto
2. Realizar un Análisis de Ciclo de Vida (LCA) del producto
3. Recolectar información resultante en formato EPD
4. Verificar la información por medio de un ente tercero acreditado
5. Registro y publicación de EPD

Como primer paso es seleccionar las Reglas de Categoría del Producto (PCR por sus siglas en inglés Product Category Rules) las cuales son un conjunto de reglas específicas, requisitos y lineamientos para el desarrollo de EPD para una o más categorías de producto.

Una de las etapas fundamentales es el recolectar información por medio de los métodos presentados en la ISO 14 025 descrito en el Anexo A del documento Instrucciones del Programa General. Describiendo el Análisis del Ciclo de Vida (LCA por sus siglas en inglés Life Cycle Assesment) la cual es una herramienta que analiza el impacto ambiental de un producto, sistema o servicio desde la adquisión de materia prima, producción, uso y fin de vida útil. Al identificar el impacto crítico, puede reducir los impactos ambientales donde son más beneficiosos y rentables.

Actualmente existen diversas organizaciones que pueden verificar la información de la EPD como lo son: NSF International (National Sanitation Foundation), Institut Bauen und Umwelt e.V., The International EPD System entre otros.

Las declaraciones ambientales de producto no es una evaluación de un producto de construcción, pero muestra claramente el impacto ambiental comparado con otro de su misma categoría ayudando a identificar el adecuado para un proyecto sostenible respaldado por normas internacionales y un ente tercero.

ESTÁNDARES ASHRAE Y SU APLICACIÓN EN LA CERTIFICACIÓN LEED 

ESTÁNDARES ASHRAE Y SU APLICACIÓN EN LA CERTIFICACIÓN LEED 

Las edificaciones sostenibles, especialmente las que cuentan con una certificación reconocida como LEED, WELL, EDGE; tiene referencia a estándares y normativas de instituciones compuestas por expertos para garantizar el bienestar de los espacios interiores; por lo que en temas tales como la calidad de ambiente interior, tienen referencias tales como los estándares de las ASHRAE que considera cada una de las características que debe tener un espacio para generar bienestar en los usuarios

La Sociedad Americana de Ingenieros de Calefacción, Refrigeración y Aire Acondicionado ASHRAE (por sus siglas en inglés) es una asociación de tecnología para edificios con más de 56.000 miembros mundialmente, concebida en 1959 debido a la fusión de la Sociedad de Ingenieros de Calefacción y Aire Acondicionado (ASHAE) fundada en 1894, y la Sociedad Americana de Ingenieros de Refrigeración (ASRE) fundada en 1904. 

La asociación y sus miembros se enfocan en los sistemas de edificios, la eficiencia energética, la calidad del aire interior y la sostenibilidad. Es por esto que el cumplimiento de estos estándares son parte fundamental para un buen desarrollo de proyectos sostenibles. Dentro de la Certificación LEED (link articulo certificaciones) toma como referente los estatus establecidos dentro de los estándares, enfocados en la optimización en las categorías de energía y calidad de ambiente interior, los cuales se detallan a continuación:

ANSI/ ASHRAE/ IESNA Standard 90.1 “Standard de Energía para edificaciones, excepto los edificios residenciales de baja altura”. El propósito de este estándar es brindar los requerimientos mínimos para un diseño energético eficiente desde una línea base para comparar con el modelado energético del proyecto a intervenir, todo esto indicado en el apéndice G del estándar. 

ANSI/ASHRAE/ USGBC /IES Standard 189.1
 el propósito de esta norma es proporcionar enunciados que mejoren la manera de concebir el emplazamiento diseño, construcción, y operación de proyectos sostenibles.

ANSI / ASHRAE 62.1, “Ventilación para una Calidad de Aire Interior Aceptable”, describe las tasas mínimas de ventilación y monitoreo para lograr una calidad de ambiente por medio de ventilación mecánica y natural al interior de los espacios, que proporcione confort, bienestar y productividad para los ocupantes, minimizando los efectos adversos para la salud. Estos requerimientos son fundamentales para garantizar los requerimientos mínimos adecuados para un buen desempeño de la calidad de ambiente interior en LEED por medio de estrategias como la implementación de sensores de dióxido de carbono y accesibilidad a termostatos.

ANSI / ASHRAE 55, “Condiciones Ambientales Térmicas para la Ocupación Humana”, especifica las condiciones térmicas adecuadas para los ocupantes y es aplicada durante la etapa diseño, operación y comisionamiento de la climatización del edificio. Esta normativa es la referencia para el crédito Confort Térmico en la certificación LEED tomando en cuenta la base de datos sobre el clima donde se encuentra el proyecto además de documentar la humedad relativa, la temperatura al exterior y brindar controles de regulación del aire con el fin de brindar confort térmico en los usuarios.

ASHARE 52.2 “Método de prueba de dispositivos de limpieza de aire de ventilación general para la eficiencia de eliminación por tamaño de partículas”, está busca el garantizar que fluya el aire por medio de la inyección de aire exterior y así nivelar los niveles de CO2 concentrado en un espacio. Cada sistema de ventilación debe de tener filtro que regule las partículas exteriores que puedan afectar la salud de las personas, estos deben de contar con un mínimo de eficiencia valor reportado (MERV, por sus siglas en inglés) en LEED en su crédito Estrategias que promuevan la Calidad de Ambiente Interior se requiere que sean de nivel MERV 13 o superiores, estos deben de tener su respectivo mantenimiento para garantizar su funcionalidad.

El cumplimiento de los requerimientos mínimos de los estándares alta exigencia de ASHRAE, promueven la optimización de energía y calidad de ambiente interior en la etapa de diseño, construcción y mantenimiento de un proyecto sostenible, teniendo como resultado un nivel superior en la certificación LEED donde se garantice la eficiencia energética por medio del cumplimiento de la categoría Energía y Atmósfera  y el bienestar en la salud de los ocupantes aplicados dentro de la categoría Calidad de Ambiente Interior

CALIDAD DE AMBIENTE INTERIOR BAJO ESTÁNDARES INTERNACIONALES: CERTIFICACIÓN LEED

CALIDAD DE AMBIENTE INTERIOR BAJO ESTÁNDARES INTERNACIONALES: CERTIFICACIÓN LEED

La calidad de aire en el interior de los espacios donde se encuentra una considerable cantidad de personas por un periodo largo de tiempo, como lugares de trabajo y viviendas, es determinante para su bienestar y estilo de vida. 

Se producen contaminantes debido al sistema de ventilación insuficiente, malas prácticas relacionadas al uso de ciertos productos, y limpieza y mantenimiento deficiente creando focos de infección de enfermedades para los ocupantes; generando el conocido Síndrome del Edificio Enfermo SEE, que no se considera como una enfermedad del edificio en sí sino como el conjunto de enfermedades que sufren los ocupantes que están ocasionadas o estimuladas por la contaminación del aire en los espacios cerrados o el mal estado del edificio.

Dentro de las fuentes comunes que afectan la calidad del aire en el interior, y que no se pueden percibir a simple vista, se encuentra: 

·         El humo emitido por el tabaco dentro del edificio o cercano a entradas de aire

·         Materiales en el edificio, como pinturas, adhesivos y selladores; que emiten Compuestos Orgánicos Volátiles, en inglés VOC, que son sustancias que se vaporizan a temperatura ambiente y provocan daños a la salud

·         Moho provocado por la humedad de los materiales

·         Respiración de los ocupantes en lugares donde no hay una circulación adecuada del aire, generando la presencia de gérmenes por el aumento del dióxido de carbono. 

Ante esto, LEED – Leadership in Energy and Environmental Design aborda entre sus categorías la Calidad de Ambiente Interior o Indoor Environmental Quality IEQ, basada en la ASHRAE 55 y ASHRAE 62.1, que buscan través de estrategias en el diseño crear espacios que cuenten con calidad de aire al interior, confort térmico, acústico y visual; teniendo como objetivo mejorar la vida de los ocupantes del edificio por medio del suministro de una ventilación abundante, tanto mecánica como natural, que logra un equilibrio adecuado entre la salud humana y el uso de la energía, que aseguren la reducción los contaminantes en el espacio y combatir el SEE.

Al igual que evalúa las vistas de calidad, confort térmico e iluminación interior a través de estrategias bioclimáticas que se vuelve una parte fundamental en el diseño aumentando la productividad en los lugares de trabajo que permiten la entrada de luz natural, lo cual hace que los espacios sean más saludables reduciendo la cantidad de moho, mejorando el sueño y aumentando la vitamina D en los ocupantes; proporcionando controles de temperatura e iluminación a los ocupantes; y buscando estrategias relacionadas al confort acústico tomando en cuenta que la comunicación verbal es fundamental en ámbitos de trabajo y vivienda.  

Una edificación con calidad de ambiente interior debe contar con un ambiente saludable, aire limpio y sin olores, sensación de bienestar, grado de humedad controlados, climatización eficiente y estar libre de ruidos.